Artículos técnicos

Accesibilidad en puertas y pasillos

Lunes, 25 Marzo 2013 08:12 Escrito por  Antonio Corbalán Pinar Visto 11600 veces
Valora este artículo
(0 votos)

accesibilidad pasillos puertasEl objetivo de este artículo es el de definir las condiciones y características que han de tener los pasillos y las puertas de nuestros edificios para que pueden ser consideradas accesibles.

Os puede servir para una adaptación de vivienda para personas con movilidad reducida, ya que son elementos de circulación y compartimentación que se encuentran en la mayoría de los edificios existentes.

Una puerta o pasillo mal diseñado puede incapacitar a una persona para poder circular en su entorno, por lo que el especial cuidado de sus dimensiones y características, puede facilitar el día a día de una persona con diversidad funcional y un descuido de las mismas puede invalidar cualquier otra actuación orientada a la accesibilidad.

Pasemos a la descripción de las características que debe cumplir una puerta:

  • Las puertas nunca deben  permanecer entreabiertas ni invadir espacios de circulación, por lo que si existe esa posibilidad, se deben disponer mecanismos de retorno de cierre automático.
  • En prevención de golpes en la parte baja de la puerta, es conveniente disponer de un zócalo de unos 40 cm de altura en la parte baja de la puerta.
  • Para facilitar su localización, las puertas deben diferenciarse de su entorno cromáticamente o con los medios que se crean oportunos.
  • Las puertas transparentes son especialmente favorables para personas con discapacidad auditiva. Si se utiliza vidrio en las puertas, éste debe ser de seguridad y se señalizará con dos bandas horizontales de 20 cm de grosor que recorran todo el ancho de la puerta, con contrate cromático y a una altura de entre 1,00 a 1,50 m.

Dimensiones mínimas en puertas:

  • Anchura mínima libre de paso: en edificios públicos: 1,20 m; en edificios de viviendas: 1,00 m.
  • Altura mínima: 2,20 m.

Otras puertas:

  • Anchura mínima libre de paso: 0,90 m.
  • Altura mínima: 2,20 m.
  • Ángulo de apertura mínimo 90º.
  • Altura de los mecanismo de apertura 0,85-1,10m.
  • En todos los casos debe existir un espacio libre de obstáculos de 1,30 m a ambos lado de la puerta

Las características de las puertas de apertura manual deben ser las siguientes:

  • Si son abatibles, es necesaria una superficie de aproximación y apertura de acuerdo con el área de barrido de la puerta. Deben disponer de mecanismos de apertura y cierre adecuados al tipo de aproximación que se requiera (frontal o lateral). Para abrir la puerta se requerirá una fuerza menos de 30 N. Si la puerta consta de mecanismos de cierre elástico o hidráulico el cierre de la puerta será suficientemente lento. No deben utilizarse puertas de vaivén.
  • Si son correderas, el espacio para la aproximación a la puerta y a la apertura de la misma disminuye. Son recomendables en áreas pequeñas. No deben requerir esfuerzos excesivos para ser abiertas, no sobrepasando los 25 N. Deben carecer de carriles inferiores, estar libres de resaltes en el suelo y acanaladuras de ancho superior a 1,55 cm. Un doble tabique u otro sistema debe proteger la apertura de la hoja para evitar atrapamientos.
  • Si son giratorias, se debe tener en cuenta que no son recomendables para personas con movilidad reducida o sillas de niño, excepto las preparadas para tal fin. Cuando no puedan ser utilizadas por estas personas, será necesario habilitar, al lado del acceso, otro alternativo accesible.
  • Las manillas, tiradores y pestillos deben tener un diseño ergonómico y poder ser manipuladas con una sola mano o con otra parte del cuerpo. Su forma debe ser redondeada y suave. Los pomo giratorios deben evitarse, pues son muy difíciles de manejar para muchas personas. Su color debe contrastar con el de la hoja de la puerta para que sean fácilmente detectables. Los pestillos no se utilizarán, colocándose en su lugar muletillas de cancela fácilmente manipulables. Por el exterior contará con un sistema de desbloqueo en caso de emergencia.

Tipos de apertura y caracterísrticas de los herrajes:

Apertura abatible:

  • Se utilizarán manilla y tiradores fácilmente manejables.
  • Longitud de tirador: 20-30 cm.
  • Localización del tirador: altura de 85-110 cm a 20 cm del borde, alineado con la manilla.

Apertura corredera:

  • Localización del tirador: vertical; separación de la puerta entre 3,5 y 4 cm. Contará con un tope que lo mantenga a una distancia mínima del marco de 5 cm.

Las características de las puertas de apertura automática deben ser las siguientes:

  • El sistema de accionamiento de las puertas puede ser por conmutador eléctrico, radar, rayos infrarrojos, detectores de funcionamiento estático, etc., que se activan desde un punto cercano a la puerta. El sistema de detección no debe dejar espacios muertos. La amplitud del área abarcada por los detectores debe tener en cuenta la altura de los usuarios en silla de ruedas, personas de talla baja y niños. El tiempo de apertura se ajustará al tiempo empleado en cruzar la puerta por una persona con movilidad reducida. Los sistemas de control de estas puertas deben ser visualmente detectables.
  • La puerta contará con un sistema de seguridad que evite el riesgo de aprisionamiento o colisión.

Pasamos ahora a tratar el tema de los pasillos, estas son sus características para que sean accesibles:

  • Dimensiones: la anchura mínima del pasillo dependerá del trazado, del flujo de personas que por él circulen y de las características de las mismas. En ningún caso su anchura será menor de 90 cm, aunque en edificios de uso público lo recomendable es una anchura mínima de 1,20 m (en algunas provincias es de 1,50 m). No debe presentar ningún obstáculo a una altura menor de 2,20 m.
  • Trazado: Cada 10 m, como máximo, el pasillo dispondrá de espacios en los que se pueda dibujar un círculo como mínimo de 1,50 m de diámetro, para así facilitar a las personas en sillas de ruedas el cambio de sentido de la marcha. Las esquinas y aristas deben se redondearán o achaflarán.
  • Obstáculos: no existirán obstáculos en los pasillos. Los obstáculos a una altura menor de 2,20 m se empotrarán en los paramentos. Si esto no es posible, se colocarán elementos que impidan el paso por debajo del obstáculo (respetando siempre las medidas mínimas del pasillo) y que sean detectables de forma visual y táctil. Se eliminarán los desniveles a través de rebajes o rampas de pendiente adecuada.
  • Elementos auxiliares: pueden utilizarse rodapiés, diferenciados cromáticamente de las paredes que aporten información y orienten. También los zócalos y bandas-guía pueden cumplir estas funciones. Del mismo modo pueden utilizarse pasamanos ergonómicos, de entre 40 y 50 mm de diámetro, situados a una altura de entre 95 y 105 cm y separados de la pared entre 45 y 55 mm. Es aconsejable instalar otro pasamanos entre los 65-75 cm de altura. La información táctil necesaria podría colocarse en los pasamanos aprovechando su existencia. En cualquier caso, hay que garantizar la correcta ubicación de los pasamanos para evitar que se conviertan en un obstáculo para cualquier persona con discapacidad.

Si eres lector habitual de nuestro medio de comunicación, te gusta nuestro trabajo y consideras importante que este proyecto se mantenga, pásate por nuestra sección de Donativos y recuerda que cualquier aportación, sea por el importe que sea, ayuda a mantener activo este sueño.

También puedes hacerlo a través de transferencia bancaria a la Asociación Sí Podemos. En ARQUIA Caja de Arquitectos en el Nº DE CUENTA 3183 1800 18 0001062320

Lee este artículo y comprenderás la petición. Gracias.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.