Opinión

Salud, urbanismo y accesibilidad

Lunes, 11 Febrero 2013 08:39 Escrito por  Antonio Corbalán Pinar Visto 1489 veces
Valora este artículo
(0 votos)

accesibilidad urbanismoContinuamos con la sección semanal de Antonio Corbalán. Hoy publicamos un artículo inédito sobre la importancia de la accesibilidad en el medio urbano.

El urbanismo es algo tan amplio que se encuentra relacionado con numerosas disciplinas, a cuál más importante. Su desarrollo es inabarcable desde un sólo punto de vista y es necesario un tratamiento transversal de las mismas para que el resultado sea óptimo para las personas que habitamos en las ciudades y demás entornos urbanos.

El urbanismo se enriquece con cuestiones arquitectónicas, por lo directa que es su relación con sus habitantes, pero también por cuestiones legales, psíquicas, ecológicas, tecnológicas, climatológicas,... y así podríamos elaborar una lista tremendamente larga que quizás no estaría nunca completa, porque continuamente se van añadiendo nuevos puntos de vista.

Actualmente, se está avanzando en un punto particular, basado en el estudio de la Salud y la calidad del diseño urbano, de manera que se establece una relación entre ambas que podría resumirse, de forma general, en que el mal diseño y organización del 'urbanismo' en una ciudad afecta directamente a la salud de las personas que la habitan, en aspectos como la salud mental, la obesidad y enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, incrementos de mortalidad derivados del excesivo frío o calor, lesiones,...

En todas estas cuestiones está implícita la accesibilidad, que es otra disciplina transversal que influye o debería influir notablemente en el urbanismo que se proyecta y se construye en nuestro entorno. Es curioso que se haya llegado a establecer una relación tan directa entre el buen y mal urbanismo con la salud de las personas y no se haya especificado más sobre las cuestiones de accesibilidad, que también influyen directamente en la salud de las personas y en su calidad de vida. Creo que en los estudios realizados han obviado a un colectivo bastante importante, como es el de las personas con discapacidad, que en España llega a las 9 millones de personas, ubicándolos una vez más en un lugar inactivo y no participativo de las decisiones fundamentales que nos afectan. Indudablemente el urbanismo es una de ellas.

Una de las razones por las que enfoqué mi labor de arquitecto en el mundo de la accesibilidad es por los numerosos sinsabores del día a día de la convivencia de la discapacidad con la vida en una ciudad, da igual cual sea. El urbanismo ha pasado de puntillas sobre las necesidades de las personas con discapacidad y tampoco las ha tratado de una forma seria, ya que en el imaginario colectivo, convertir algo en accesible se limita a construir una rampa y ese concepto es algo totalmente erróneo. Hay mucho más detrás del término Accesibilidad Universal y su relación con el urbanismo. Y para actuar con seriedad al respecto, se debe conocer la discapacidad, ya que hemos comprobado que para que la accesibilidad se incorpore de forma efectiva, se debe aportar la experiencia de la discapacidad que los "expertos" que dirigen nuestras vidas no suelen tener.

Los sinsabores que mencionaba anteriormente son muy variados y dependen de cada persona y de sus circunstancias, pero por transmitir un sentimiento que englobe suficientemente esta sensación, cogeré una frase que mi mujer suele repetir mucho y es esa de que "las ciudades se encargan de recordarme a diario que voy en una silla de ruedas".

Imaginad a las personas que, adquiriendo una discapacidad, comienzan a tener problemas en el disfrute de los entornos, en la capacidad de socializarse con ellos, en disfrutar de bienes o servicios, en no sentir que habitan un lugar sino que sobreviven en él... Todo ello tiene una implicación directa con el urbanismo. El buen urbanismo debe capacitar a las personas para que puedan sentirse ciudadanos en plenitud y que sus derechos y deberes sean reales.

Lamentablemente, siguen primando intereses y criterios que no estudian seriamente este tema, aunque ya os digo yo que, un urbanismo será malo si la accesibilidad no se encuentra inherente en él, de manera que los problemas de salud, que afectan a todas las personas, repercutirán doblemente cuando inciden en las personas con discapacidad. Lo peor de esto es que es algo que podemos evitar.

La imagen que encabeza este artículo ha corrido las redes sociales muchas veces. No sé quién es el autor, pero reconozco que ha sintetizado, en una sola frase, un sentimiento muy complejo de transmitir por aquellos que desconocen el mundo de la discapacidad.

Termino este artículo con un video muy ilustrativo de aquello que he intentado transmitir sobre los sentimientos de ese urbanismo que debemos desterrar. Un fuerte abrazo a todos.

Enlace del vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=6qwthmj6KzY.


 

Si eres lector habitual de nuestro medio de comunicación, te gusta nuestro trabajo y consideras importante que este proyecto se mantenga, pásate por nuestra sección de Donativos y recuerda que cualquier aportación, sea por el importe que sea, ayuda a mantener activo este sueño.

También puedes hacerlo a través de transferencia bancaria a la Asociación Sí Podemos. En ARQUIA Caja de Arquitectos en el Nº DE CUENTA 3183 1800 18 0001062320

Lee este artículo y comprenderás la petición. Gracias.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.