Formación

Internet de las cosas facilita la integración laboral de las personas con discapacidad

Jueves, 16 Octubre 2014 00:00 Escrito por  La Ciudad Accesible Visto 1402 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Asistentes a la primera jornada del Congreso de Centac. Asistentes a la primera jornada del Congreso de Centac.

Usabilidad y precio, principales barreras para la implantación de los wearables, según expertos

Internet de las cosas supondrá una auténtica revolución en la manera de relacionarnos con el entorno. Así lo ha asegurado Diana Caminero, gerente M2M y Soluciones Sectoriales de Telefónica España, durante la mesa ‘Internet de las cosas’ en el 5º Congreso Nacional CENTAC de Tecnologías de la Accesibilidad, que se está celebrando en Málaga. Según esta experta, el sector de las smart cities es uno de los que más se está beneficiando de este tipo de aplicaciones, algo que tiene especial relevancia para las personas con discapacidad al facilitar enormemente su movilidad.

Pero, además, las personas con discapacidad se benefician de Internet de las cosas en el ámbito de la inserción laboral. Actualmente ya existen experiencias piloto que permiten a las personas con discapacidad servirse de las nuevas tecnologías en el entorno laboral mediante el uso de tareas guiadas. Otra área en la que Internet de las cosas está tomando relevancia es en el teletrabajo, facilitando que personas con discapacidad puedan trabajar a distancia gracias al uso de sistemas de comunicación con dispositivos y wearables, según ha explicado Miguel Castillo, CEO de la empresa de consultoría Carriots.

En la misma línea, Ignacio Madrid, de Fundosa Technosite, ha presentado el proyecto VirtuAssist para que las personas con discapacidad se desempeñen mejor en el entorno laboral. Este proyecto fue presentado en un concurso internacional convocado por el Reino Unido y ya ha concluido una de sus fases piloto, demostrando que se puede facilitar la integración laboral de las personas con discapacidad intelectual mediante el uso las tareas guiadas a través de dispositivos móviles.

“Internet de las cosas es un mercado que en 2020 generará un volumen de negocio de 4 billones de dólares”, ha afirmado Manuel Illanes, director técnico de TOPDigital Consulting. En opinión de este experto, cada vez serán más los aparatos de uso cotidiano que serán capaces de comunicarse con dispositivos como smartphones, lo que contribuirá a mejorar la calidad de vida de las personas, “especialmente de aquellas con discapacidad, que ganarán en autonomía”, ha destacado Illanes.

Big data, el manejo inteligente de la información

Una de las claves para el desarrollo de Internet de las cosas es la evolución del Big Data, que consiste en el manejo y procesamiento inteligente de la cada vez mayor cantidad de datos que generan las personas en su día a día. Como ha señalado Juan Luis Quincoces, director general de CENTAC, en la mesa ‘Bid Data. Nuevos modelos de negocio basados en el uso de datos’, cada vez son más los aparatos capaces de generar datos con información relevante: smartphones, wearables, instrumentos de domótica, etc. Se trata, no obstante, de un gran volumen de información desestructurada que necesita ser analizado, procesado y comprendido para que su uso sea relevante para la calidad de vida de las personas.

En este aspecto ha incidido Javier Vidal, arquitecto de soluciones analíticas de IBM. Vidal ha recordado que el 90% de los datos existentes en la actualidad se han generado en los dos últimos años y más del 80% de ellos corresponde a información desestructurada. Por ese motivo, compañías como IBM están trabajando en el campo de la computación cognitiva, que tiene como objetivo lograr un procesamiento adecuado de la información a partir del lenguaje natural, la mayor fuente de información en la actualidad.

Enrique Martín, director de Innovación para Empresas de Vodafone España, sostiene que uno de los campos en los que más se está aplicando el big data es en el mundo del retailing. Las grandes empresas del sector lo utilizan para procesar la información generada por los consumidores en sus hábitos de compra y poder ofrecer, de esta forma, productos y servicios adaptados a las necesidades de cada persona.

En la mesa también ha participado César Castresana, de TSIC, quien ha indagado en las posibilidades del Big Data aplicado a los estadios de fútbol.

Tecnología portable

Durante la mesa redonda ‘Soluciones Wearable y sus Usos Directos para el Ciudadano’, Alfonso Arbaiza, director general de Fundetec, ha asegurado que la  usabilidad, desde el punto de vista de la percepción y la necesidad del usuario, y el coste económico, en la medida en que sea excesivo, “serán dos barreras de entrada indudables” de la tecnología wearable en España.

Respecto al ámbito de la seguridad, ha considerado que existe cierta obsesión con la seguridad informática y que aunque hay que intentar siempre asegurar los datos, “compartimos mucha información voluntariamente en la Red y “no podemos rasgarnos las vestiduras porque luego nuestros datos estén en Internet”, ha puntualizado.

En esta línea también se ha manifestado Juan Manuel Sáez, project manager de Neosistec Nuevos Sistemas Tecnológicos, quien ha insistido en que el tema de la privacidad “puede ser una lacra para los desarrolladores de este tipo de tecnología”.

Por su parte, David Labajo gerente de Marketing y Desarrollo de Negocio de Telefónica España, ha señalado que la tecnología wearable “ha venido para quedarse y para crecer”, pero, ha puntualizado, “su verdadero potencial está por llegar”. La clave, desde su punto de vista, está en qué otros valores puede ofrecer, más allá del wellness, por ejemplo en la salud y en “cómo pueden ayudar a médicos y pacientes a controlar y mejorar la salud”, como en el seguimiento de las tomas de glucosa para pacientes diabéticos o en la monotorización continua para las personas con deficiencias cardíacas.

Rafael Selma, socio fundador de S-DOS, ha subrayado que la gente “sabe lo que quiere cuando lo ve y esto está ocurriendo con los wearables”, ya que todos “queremos tener hoy unas Google Glass”, algo que ha comparado con lo que ocurrió en su momento con el teléfono móvil, que hoy es un elemento imprescindible en la vida de las personas.

Durante esta mesa se han mostrado varios elementos tecnológicos wearable, como la nueva generación de relojes smart watch de Sony o las pulseras desarrolladas por la empresa Garmin para motivar a sus usuarios a hacer actividades deportivas y monitorizar elementos de salud (calidad de sueño, frecuencia cardíaca). También se han abordado las utilidades de las Google Glass para las personas con discapacidad y aplicaciones como Wika, que a través de esta herramienta, permite geolocalizar entornos y espacios accesibles, o la váscula wereable Fitbit.

Robótica y discapacidad

En la mesa ‘La inminente invasión de la robótica en nuestras ciudades’, la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Mª Dolores del Castillo, ha presentado una aplicación que permite la cancelación del temblor al realizar un movimiento voluntario y otra que consiste en terapia de rehabilitación para pacientes con parálisis cerebro-vascular. Asimismo, otro de los campos que los que el CSIC está trabajando, ha asegurado Del Castillo, es el de la parálisis cerebral  gracias al uso de unas gafas de realidad virtual.

Por su parte, el catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de Málaga, Javier González Jiménez, ha expuesto el proyecto que están desarrollando sobre robots personales para promover la vida dependiente de las personas mayores. 

Así, ha presentado Giraff Plus, un robot cuyo objetivo es que las personas mayores puedan alargar la estancia en sus propias casas lo máximo posible y, de esta manera, detectar al mismo tiempo el deterioro de su salud, implicar a sus familias y servicios profesionales, prestar servicios como estimulación cognitiva y de algún tipo físico. 

Antonio Reverter, patrono de la Fundación Ave María, ha explicado que trabajan en el desarrollo de robots para organizaciones de personas con discapacidad. En este sentido, ha apuntado a Sphero 2.0 para estimulación multisensorial y de funciones cognitivas; el Robot Nao, para adultos con discapacidad intelectual superior al 65% y autismo; Reabibotics (robot nao y robot pepper) para personas con enfermedad mental; Robocat 2014, o el Robot móvil autónomo, un transporte autónomo para alimentos y mercancías en el interior de establecimientos para personas dependientes.

También ha introducido ‘Follow me’, un proyecto que trata de un grupo de hasta cinco sillas de ruedas eléctricas que circulan por un entorno urbano, que seguirá de forma automática al líder del grupo de paseo, sin la participación del usuario, aportando así mayor accesibilidad a las personas con discapacidad intelectual. 

Durante su intervención, Miguel Ángel Salichis, catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automáticos de la Universidad Carlos III de Madrid, ha hablado del Proyectp RoboAlz, que consiste en explorar las posibilidades de la robótica para ayudar a mayores con deterioro cognitivo y tener en cuenta la ayuda a sus cuidadores. Ayuda basada en la interacción entre humanos y robots. Participa: F. Alzheimer España y laboratorio de robótica de la Universidad Carlos III. 

Por último, David Alonso, de la compañía Estayco Mechanics, ha incidido en que la aceptación social “es una barrera proporcional a la edad y este hecho hay que suplirlo con una humanización de la robótica”.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.